CONTACTA CON NOSOTROS: +34 948 38 39 45

Renovarse o morir

Inicio / Marketing Digital / Renovarse o morir

Se atribuye al filósofo y escritor Miguel de Unamuno la frase “el progreso consiste en renovarse”, que dio pie al pueblo para hacer suyo el refrán renovarse o morir; Señala la saludable necesidad de realizar cambios, por lo general radicales, en el comportamiento, la imagen de uno, en el trabajo, en definitiva en el contexto profesional o personal.

Podríamos decir que actualmente existen 2 tipos de empresas

⇒ Las que se renuevan, se adaptan, se actualizan y aceptan el cambio.
⇒ Las conformistas, “las que mueren”.

Para los que todavía no os habéis percatado, el mundo ha cambiado, y todavía hay empresas que se sorprenden al darse cuenta del “punto Crítico” en el que se encuentran, y se asustan al verse reflejados dentro del grupo que engloba la frase “los que se han quedado atrás”, “los inadaptados”, hablando claro “los marginados”.

¡Espabila! Antes te parecía imposible, Internet, móvil, las redes… y el que hablaba sobre ello era “el rarito”, “el friky”, y ¿todavía no te has enterado? El rarito ahora eres tú.

Las tecnologías han cambiado, para los que aun no sois conscientes vivimos en un mundo digital donde nuestra carta de presentación puede ser una  “Web” , “tienda online” o “aplicación móvil” donde nuestro alcance dentro del mercado ya no depende de los kilómetros, sino de tu capacidad para amoldarte a las “tendencias Digitales”, “Smartphones”; donde El “boca-boca” ya no es como lo recordabas, ahora es “Boca, tuit, post, like, click, link, hashtag, pin…”; donde rapidez ya no significa “un par de días” sino “segundos”, donde la calidad no se mide sólo por el “material y el trato” y el consumidor ya no es simplemente un cliente, sino un “Usuario”.

Y aún pensarás que estás bien como estás , que no pasa nada, que es una situación pasajera, que todo volverá a ser como antes, pero te equivocas, el mundo no ha cambiado, ha evolucionado (que no es lo mismo), esa evolución es constante y tú te estás quedando atrás y te olvidas de dos cosas muy importantes:

  1.  Tu competencia no se va a quedar quieta contigo.
  2.  El consumidor puede dejarse seducir, pero no te engañes, rara vez promete lealtad. Sus gustos/necesidades y su forma de satisfacerlos cambian, y tú no estás cambiando con ellos.

Y no digo con eso que renovarse implique obligatoriamente triunfar, no es una certeza, sino una posibilidad, puesto que influyen muchos más factores externos, pero lo que sí es certero es que si no lo haces, vas a “morir”.

Comentarios(0)

    Deja un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies